Contacto.

Contacto: propanona@zoho.com
El contenido de este blog no cuenta con el control ni la corrección de ninguna institución educativa, pública o privada. Las publicaciones de este blog son hechas de manera independiente por el autor del mismo. El autor de desliga de toda responsabilidad por posibles consecuencias derivadas del uso de los contenidos de este blog.
Muchas gracias por su visita, por favor, comentar si encuentra links caídos, los mismos serán resubidos a la brevedad.
También pueden escribir un e-mail a propanona@zoho.com

viernes, 2 de mayo de 2014

Estrcutura del músculo liso.

Las células musculares lisas poseen un aparato contráctil de filamentos finos y gruesos y un citoesqueleto de filamentos intermedios de desmina.

El resto del sarcoplasma está repleto de filamentos finos que forman una parte del aparato contráctil. Entremezclados con los filamentos finos hay filamentos intermedios de desmina, que son parte del citoesqueleto de las células.

Fotomicrografía electrónica de células musculares lisas: esta fotomicrografía muestra partes de tres células musculares lisas. El núcleo de una de las células se ve en la parte inferior de la foto. Casi todo el citoplasma está ocupado por filamentos finos (de actina), que apenas se distinguen con este aumento. Las densidades citoplasmáticas, o cuerpos densos, que contienen α-actinina son evidentes entre los miofilamentos (↑). También se señalan cisternas del retículo sarcoplásmico (SR) y las vesículas de pinocitosis (PV). Las otras dos células en la parte media y superior de la fotomicrografía poseen uniones de hendidura (GJ) visibles que permiten la comunicación entre células contiguas. Las partículas oscuras pequeñas son de glucógeno. DETALLE: ampliación de la unión de hendidura. Obsérvese la presencia de vesículas pinocíticas.

Además, el citoesqueleto forma densidades citoplasmáticas o cuerpos densos que se ven entre los filamentos. Los filamentos finos del aparato contráctil junto con los filamentos intermedios de desmina se fijan en los cuerpos densos, que a su vez están anclados en el sarcolema.
Los componentes del aparato contráctil de las células musculares lisas son:
  • FILAMENTOS FINOS, que contienen actina, tropomiosina y caldesmona.
  • FILAMENTOS GRUESOS, que contienen miosina Ⅱ, que es similar a la encontrada en el músculo esquelético.

La contracción del músculo liso está regulada por el sistema Ca2+-calmodulina/cinasa.

Modelo propuesto para la contracción de la célula muscular lisa:Haces de miofilamentos que contienen filamentos finos y gruesos (en rojo) se adhieren a densidades citoplasmáticas (en beige). Éstas a su vez se adhieren al sarcolema. Las densidades citoplasmáticas son análogos intracelulares de las líneas Z del músculo estriado. Contienen la proteína fijadora de actina α-actinina. Debido a que los haces de filamentos contráctiles tienen una orientación oblicua con respecto al eje longitudinal de la fibra, su contracción acorta la célula y produce la forma “en tirabuzón” del núcleo. 
Si bien la contracción del músculo liso está regulada por la concentración intracelular de iones calcio, el mecanismo por el que la célula responde a dicha concentración es diferente del que opera en el músculo estriado (voluntario). En el músculo liso, conlleva la participación de una proteína fijadora de calcio, la calmodulina que, en presencia de calcio, se combina con un precursor inactiva que fosforila a la miosina. Esta reacción es necesaria para la interacción de la actina con miosina. En ausencia de calcio, la cadena ligera de miosina presenta desfosforilación y surge la relajación. La tropomiosina y otras proteínas dependientes de calcio, enzimáticas o no, también participan en el mecanismo regulador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario